10. ago., 2017

Nanochip que permite regenerar tejidos y órganos

En múltiples películas de ciencia ficción se apreciaban cámaras que permitían sanar personas o regenerar células. Esta delgada línea entre la ficción y la realidad está pronta a ser superada.

La Universidad Estatal de Ohio ha venido adelantando estudios para regerar tejidos y órganos por medio de la implantación de un nanochip. Dicho chip permite reparar tejido dañado, pudiendo así curar heridas sin dejar cicatrices ni marcas.

Este nuevo dispositivo puede reparar órganos dañados en cuestión de segundos con tan solo un toque, creando un verdadero salvavidas una vez que se patente la tecnología.

La tecnología en mención ha recibido el nombre de "transfección de tejidos" -  donde un pequeño dispositivo que se sitúa en la superficie en la piel de un cuerpo vivo. El tratamiento es el siguiente: al chip se le conecta a un intenso y localizado campo eléctrico, esta energía le permitirá inyectar genes a las células de la piel debajo de él, transformándolos en diferentes tipos de células.

Según los investigadores, este tratamiento es una opción bastante prometedora cuando se necesite reparar tejido dañado, ya que ofrece la posibilidad de convertir la herida del propio paciente en un "biorreactor" para producir células que curen heridas cercanas o en otra parte del cuerpo. Afirman sus investigadores que es la primera vez que se han conseguido reprogramar células dentro de un cuerpo vivo.

Durante la fase inicial de pruebas, los investigadores fueron capaces de reprogramar células de la piel en tejido vascular en un ratón que tenía una pierna gravemente dañada sin riego sanguíneo. En una semana aparecieron vasos sanguíneos alrededor de la pierna y en dos semanas la pierna estaba totalmente curada. Otro ratón que había sufrido un grave golpe también fue curado gracias a esta tecnología, demostrando que se puede usar para reparar órganos y nervios.

Este nanochip tiene un peso inferior a 100 gramos y tiene una larga vida útil y no es invasivo, ya que el código genético es inyectado a través de descargas eléctricas que el paciente llega a sentir. No solo eso, sino que también puede hacerse este procedimiento sin necesidad de estar en un hospital o un laboratorio.

Este tratamiento es una excelente opción en las vidas de todos aquellos que sufran una emergencia médica grave, como un accidente de coche o heridas de guerra.

Los investigadores están  a la espera de la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) y  esperan poder empezar las pruebas en humanos el año 2018.

Si te gustó esta noticia te pedimos en PMPMedellin que la compartas con tu familia, amigos y seguidores. 

Autor : Ing. Javier M. León R.

Twitter e instagram: @PMPMedellin