23. feb., 2017

¿Qué tan compatible es la cultura ágil con la cultura colombiana?

Leí en esta semana un artículo del Agile Coach de Kleer Damián Buonamico sobre la compatibilidad del agilismo en el contexto latinoamericano y comparto muchas de sus enseñanzas. Es por ello que me anime a contarles lo que pienso sobre el tema en nuestro contexto colombiano en este breve escrito.

En Colombia estamos acostumbrados a traer modelos de metodologías y marcos de trabajo que funcionaron en otros lugares ... Ejemplos de ello son el JIT-Justo a Tiempo, la calidad total , prácticas de Reingeniería, Benchmarking , Kanban, COBIT, ITIL, MSF, Lean Manufacturing, Toyota KATA, métodos taguchi, entre muchos otros. Estos en nuestras organizaciones no siempre ingresan de la mejor forma y en algunas ocasiones tenemos choques fuertes y terminamos desechando el intento de adoptarlas por no obtener los resultados esperados. Sin embargo , hay algo que compartía el autor que mencionó en su artículo de mucho valor y eslo siguiente "Para adoptar cualquier solución en tu empresa debes tener en cuenta la idiosincrasia de tu organización y la idiosincracia de tu país - esto constituye un factor crítico para el éxito". 

Se menciona este aspecto porque muchos consultores adoptan marcos de trabajo, metodologías e incluso normativas internacionales (como la ISO900, ISO14000, Normas NIIF) y quieren implementarlas como si fuesen una receta (así como las sopas de sobre que traen las instrucciones en el respaldo del sobre o de la caja) - desconociendo muchas veces el entorno y aquí es donde empiezan los problemas.

El agilismo no es ajeno a esta situación y vemos que en muchas empresas se implementan modelos de SCRUM y otras metodologías ágiles de forma como dicen los creadores del mismo SCRUM - "Flácida". Es decir, con modelos adaptados donde se trabajan más de un proyecto a la vez (desconociendo los valores fundamentales del agilismo como el enfoque o Foco) , de manera similar le asignan a los Scrum Máster más de un equipo (impidiendo de esta manera que él pueda dar todo el apoyo real que debería darle al equipo a cargo), sobreasignaciones múltiples a los miembros del equipo al atender multiproyectos; esto son solo algunos ejemplos pero hay múltiples circunstancias que dejan ver que los valores y principios de SCRUM de forma particular se pierden - lo cual hace que SCRUM de forma "PURA" no sea implementado. 

Para que el agilismo en Colombia funcione debemos tener presente algunos factores claves de éxito que mencionaba el autor y que comparto de forma personal:

1. Estrategias a corto plazo: 

En Colombia el contexto socio-económico es volátil. Las estrategias y políticas de los gobiernos cambian con frecuencia, la inflación es alta y la incertidumbre hace que las inversiones de "largo plazo" sean a 6 meses. Esto causa incertidumbre y resulta poco efectivo planificar a mediano y largo plazo en un contexto cambiante. Es por ello que el colombiano promedio configura su cerebro para pensar en el corto plazo. Otro aspecto que es causado por los niveles salariales y las condiciones y climas laborales es que las relaciones laborales no son de por vida como si puede ocurrir en países orientales de donde vienen muchas de estas técnicas y metodologías de mejoramiento continuo. 
 
2. Inversión en calidad más limitada
 
Derivado del pensamiento cortoplacista, en Colombia se desconoce el valor de la calidad y en muchas ocasiones se desprecia el valor del servicio al cliente o usuario final. En muchas ocasiones por la presión de tener el producto y resultados "ya". Por ello en nuestro entorno la llamada "deuda técnica" existe por cumplir objetivos cercanos y tener las llamadas "ganancias rápidas".
 
3. Ahorrar en costos
 
Debido a que no somos ajenos a procesos de recesión económica y crisis económicas, nuestra mente está programada para reducir gastos y ahorrar en costos, en perjuicio de la calidad y con mayor predisposición a asumir riesgos. Ejemplos de esta conducta son estrategias como las siguientes: Echar a los expertos porque tienen con las compañías más de 15 años y su carga prestacional es alta y en vez de ello contratar más personas con perfil Junior, o saturar la capacidad de las personas, teniendo una al límite, en lugar de dos que trabajen tranquilas y puedan atender momentos de picos de demanda sin convertirse en cuellos de botella y aplicar mejoras de procesos cuando hay menos demanda. SCRUM de forma particular habla dentro del marco de trabajo el manejo de Back ups solo que los Scrum Másters parecen desconocer este tema o "se hacen los de las gafas" como dicen en el argot popular para no parecer molestos frente a los directivos.
 
Con frecuencia este hecho juega en contra - pensar que maximizando la utilización de recursos se obtiene mayor rendimiento. Si bien se reducen costos con esta práctica, se paga el precio de menor productividad final y falta de motivación que se traduce al final en altos niveles de rotación o falta de sentido de pertenencia por parte del empleado.
 
4. El orgullo
 
El colombiano tiende siempre a preguntar y desafiar lo nuevo, en términos generales no es tan abierto al cambio como se profesa.
 
El colombiano está acostumbrado a hablar en los pasillos y criticar las nuevas apuestas, luego las prueba y si ve que obtiene beneficios las acepta y hasta las publicita dentro de sus compañeros de trabajo.
 
Pero de primera mano el miedo y el temor los lleva a decir que:  "eso no va a funcionar".
 
Por otro lado, al colombiano le gusta proponer ideas por su misma creatividad y su mal llamada malicia indígena y prefiere hacer mejoras o proponer cosas que salgan de sus cabezas y esperan ser reconocidos por ellas, también esperan por lo menos un aumento de sueldo o una mejora de cargo (aunque a veces no suceda)... por hacer algo fuera de lo común que represente una mejora u optimización a procesos internos de la organización.   
 
De acuerdo con lo que planteaba el autor que mencioné estos son aspectos que permitirían adaptar en Colombia el agilismo. Tenemos buenas noticias venimos trabajando en ello y hay muchas empresas que poco a poco se han subido en este barco.  Lo importante es que seamos conscientes de nuestro entorno y aprendamos que las personas en este tipo de metodologías son lo importante. Aquí quiero decir que en Colombia hay personas muy preparadas y capaces y debemos soportarnos en ello para sacar adelante este tipo de apuestas que hacen las organizaciones. Es obvio que en muchas cosas nos tocará hacer adptaciones pero debemos dejar claro que en principios y valores debemos respetar lo que plantean los modelos ágiles para lograr buen rendimiento y los objetivos. Lo otro es no dejar de lado la cultura y el trabajo en equipo . Aquí hay mucho por aprender aún ... Este es uno de los retos de los Scrum Másters de nuestro país - velar por el desarrollo de trabajo colaborativo, gestionar los cambios, el desarrollo de competencias relacionales efectivas y lograr confianza entre los miembros del equipo.  Otro de los retos es vencer el síndrome del estudiante que es dejar todo para última hora ...Esto forma parte de la cultura colombiana desfortunadamente y va en contra del agilismo. Pero es algo que con cultura se puede trabajar.
 
Si les gusto este post compartanlo con sus amigos... 
 
Autor: Ing.Javier León Reyes

Twitter e Instagram: @PMPMedellin

Fuentes consultadas:

 

http://www.canal-ar.com.ar/23978-Cultura-agil-y-cultura-latina-son-compatibles.html

http://www.elcontact.com/2017/02/cultura-agil-y-cultura-latina-son.html